Nueva York recuperó la tienda de juguetes FAO Schwarz

La recordada tienda de juguetes FAO Schwarz, tres años después de haber cerrado sus puertas, retornó a Nueva York.

Pero esta vez no estará situada sobre la Quinta Avenida, frente al Central Park donde funcionó varios años, sino a pocas manzanas de allí, en pleno Rockefeller Center de Manhattan.

 

C7CE4749-3496-4ADF-964F-98F7ABEF9F69

 

Durante más de 150 años, FAO Schwarz fue reconocida en la ciudad de Nueva York por el estilo y la calidad de sus juguetes, muchas veces considerados demasiado costosos, comparados con otras jugueterías.

La tienda que funcionaba en la Quinta Avenida, abierta en 1986, se había transformado en una verdadera atracción turística, con porteros vestidos de rojo como guardias de palacio, una torre de reloj musical, y la clásica música difícil de olvidar.

En el imaginario popular quedó la escena de Tom Hanks saltando sobre el piano gigante en el filme “Big” (1988), entonando “Heart and Soul”. Ese piano está de regreso en la nueva tienda.

Fundada en 1862, los problemas financieros en la empresa matriz y los alquileres cada vez más altos obligaron al cierra de esa tienda y de decenas más en todo Estados Unidos en 2015.

 

 

En las últimas semanas en 30 Rockefeller Plaza, los trabajadores perforaron, martillaron y aserraron las 24 horas del día para preparar la nueva tienda, que abrió el último fin de semana. 

Los empleados llenaron los estantes con cientos de animales de peluche que han definido la marca por mucho tiempo: osos, conejos, elefantes y pollitos, entre otros. 

Entre las cosas que recuperó la tienda, además de la mencionada alfombra-piano, está la gran torre del reloj en su ingreso.

También hay una tienda de comestibles y espectáculos de magia en vivo.

“Se trata de experiencias. Eso es lo que nos diferencia de otras tiendas de juguetes”, dijo David Niggli, director de comercialización de la FAO.

Fundada en 1862 por el inmigrante alemán Frederick August Otto Schwarz, que se especializaba en juguetes de alta gama, la tienda era sinónimo de calidad.

El artículo más lujoso a la venta ahora es un Mercedes Benz de tamaño infantil con 44.000 cristales de Swarovski. Cuesta 25.000 dólares.

Publicado por

Ariel Ferrero

Me hago camino al andar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s